Publicado: 16 de Diciembre de 2019

Roberto tiene una incapacidad permanente absoluta porque tiene no ve en discapacidad visual del 90%. Con la pensión que recibe por este motivo, mantiene a su mujer, a su hijo y también ayuda a su madre. En esta situación, uno no puede hacer frente durante mucho tiempo al día a día. Por eso y por ayudar a su madre en hacer accesible su casa después de que ella sufriera un accidente, Roberto tuvo que endeudarse durante unos años.

La deuda fue creciendo y llegó a los 153.000 euros. Imagina las noches que ha pasado sin dormir pensando cómo iba a devolver esa cantidad. Roberto, que vive en Gijón, acudió a un abogado de la misma ciudad, Javier Dapena, que le dio una posible solución: acogerse a la Ley de Segunda Oportunidad.

Y después de pasar por los juzgados, Roberto no puede ni creerse lo que le ha pasado. Un juez acaba de exonerar el viernes pasado a Roberto y a su familia de la deuda. Para ellos es como si les hubieran dado una nueva vida con la sentencia.

El abogado Javier Dapena ha explicado para Mediodía COPE lo que se dice la sentencia: “Recoge que el matrimonio es un matrimonio que se denomina 'de buena fe', es decir, que no tiene antecedentes penales y que no habían cometido ningún delito de tipo económico: estafa, alzamiento de bienes, etc”.

Roberto, el protagonista de esta historia, ha descrito en Mediodía COPE el comienzo del su lucha:“Ya, sin esperanzas, fui al abogado. Quedé con él y me dio mucha confianza”.

Roberto ha insistido en que lo que le ha ocurrido a él le puede pasar a cualquier persona:“Creo que habrá muchas personas las cuales están en misma situación. Lo mío fue desde hace dos años. Yo estaba perfectamente, lo que pasa es que luego a uno le pasan ciertas circunstancias a las que no puede hacer frente en ese momento”. +info