Publicado: 31 de Agosto de 2020

Una gijonesa ha logrado que un juez impida que tuviese que pagar 810 euros por los intereses acumulados de un microcrédito de solo 300. La sentencia entiende que la cláusula, por ser demasiado abusiva, demuestra que la afectada no era consciente del tipo de contrato que estaba firmando.


La afectada pidió el préstamo por internet ante sus apuros económicos, pero en el contrato se fijó un interés del 3.752 %. "Este tipo de interés es usurario ya que no hay ningún tipo oficia, que se pueda asemejar. Si lo comparamos con los tipos medios de los préstamos publicados por el Banco de España, que rondaban el 9% al momento de la contratación, cualquier comparación es sonrojante", explica el abogado defensor, Javier Dapena. "El problema que subyace es que estos préstamos los pide la gente que está muy necesitada y desesperada. Por esa razón, los tipos son tan altos. Y si empiezas a aplazar el préstamo al mes del vencimiento porque no puedes pagarlo, lo cual te lo permiten sin el más mínimo problema, la deuda se multiplica", añade el letrado. A la mujer le llegaron a reclamar hasta 810 euros frente a los 300 euros que había solicitado. Seguir leyendo